sábado, 29 de enero de 2011

YO


Quisiera ser una princesa en un cuento con final feliz, de esas que sonríen al acabar la historia, de las que se enredan bajo las sábanas para notar la suavidad de la seda y no por terror a lo que hay fuera. Quisiera ser una dama que no despierte mecida por la boca del dragón, que soporta la espada más pesada porque es la que cabe en su mano, sin que nadie le pregunte si prefiere caminar libre de armas y pena. Una señora que no llame con aflicción a puertas tras las que invernan las oportunidades. La otra, débil, cansada, debe quedarse en lo más profundo, ¡yo llamo a la valiente que socorre sus lágrimas cuando se precipitan al vacío y las encierra para que no se atrevan a volver a surgir! Convoco a la mujer que no necesita caballero que le enseñe camino ni que la embarace de vanidades y mentiras. Aclamo con resentimiento a aquella YO que quedó en mitad de alguna escena, perdida en el cuento, y que no sabe salir. La cito desde mi cuna de esperanzas y sueños para que sepa resurgir del laberinto, matar al dragón y soltar la horrenda espada que acumula los pecados de otros.

© Mª Teresa Martín González

10 comentarios:

  1. ME HE QUEDADO SIN PALABRAS Y CON GANAS DE LEER MÁS.¡¡PRECIOSO!! MARUJA.

    ResponderEliminar
  2. Pues esa princesa tiene todas las armas, sus propias armas, para ser rescatada sin necesidad de caballeros tediosos cargados de armaduras oxidadas. Tiene fuerza y corazón suficiente para inventar su propio mundo en donde se alojen los espacios que ella misma dedicad instalar.

    Me gusta esta imagen de princesa valiente y hermosa, que navega sola (o con quien decida) por el mundo cotidiano y que sabe luchar.

    Muy bonito texto, y muy interesante entrada. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a las dos por vuestros comentarios. Afortunadamente, hoy en día ya no necesitamos un caballero de elegante armadura para ser princesas.

    ResponderEliminar
  4. Tendrías que concentrar eso en versos, los cuales tamizarían, acaso, alguna zona grumosa. Sin duda, hay poesía.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola amiga, me he quedado sin palabras, que bien escribes, por suerte ya no necesitamos un generoso
    caballero como tu dices de elegante armadura.Gracias por tus comentarios. UN ABRAZO.

    ResponderEliminar
  6. amiga soy mas simple que un anillo!nada de honores, soy una bloguera mas...tu blog me gusta mucho,y tus entradas son hermosas!
    gracias por compartir,gracias por estar
    te comento que me suscribire a tu blog por email,ya que no salen los post nuevos de ustedes y menos los míos....la dirección si queres guardarla por ahi es http://www.deloquenosehabla.blogspot.com
    muchas gracias por compartir!
    un abrazo,besos
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  7. Siento por mis venas el caudal de los sentimientos, que me llevan a reposar en el remanso de hay en tu espacio, atrayéndome como una ventana muda, donde la poesía, relato, comentario o vivencia, tiene el suficiente conocimiento para partir por la inmensidad del universo donde florecen las encinas...

    Guiada por la estrella del horizonte, me voy encontrando con la mies cultivada que va surgiendo en cada encuentro.

    Gimen los violines y sollozan las sombras al despedir este instante porque no recuerdan que he prometido regresar...

    María del Carmen

    PD/Bienvenida a los espacios del paraíso de los sueños y relaidades...

    Un beso

    Marí

    ResponderEliminar
  8. Eres maravillosa, ya te lo he dicho, verdad??
    No dejes nunca de escribir, cielo...

    Gracias por tus visitas y agradables comentarios.
    Te deseo una bella semana...
    Un beso y todo mi cariño para ti

    ~Charo Bustos~☺

    ResponderEliminar
  9. En Mis caricias del alma,
    te he dejado un regalo,
    en un folio de arena
    con la dulzura
    de las mieles del durazno,
    para seguir cultivando
    la que tu blog ya tiene.

    En el folio
    se pueden dibujar lineas
    para ir configurando ilusiones
    como partida
    de un buen fin de semana
    que llega iluminada por las velas
    que reposan en candelabros de papel...

    La fantasía es libre
    y se desplaza con la luz
    de los sentimientos.

    Con afecto...
    Un abrazo desde Asturias.

    María del Carmen

    ResponderEliminar